La capital cruceña vive su primera jornada de rastrillaje masivo dentro del plan para contener el rebrote de Covid-19; virus que solo en el mes de diciembre, afectó a más de 7.800 personas en el departamento.

Y para lograr que esta medida sea efectiva, la Policía Boliviana desplegó a 400 uniformados que cuentan con el apoyo de 600 militares quienes realizan diversos operativos para dar cumplimiento a las medidas de restricción que buscan hacer que la ciudadanía evite salir a las calles y se quede en casa esperando a las brigadas médicas.

Franz Sellis, comandante departamental, informó que en los controles se produjo el arresto de 13 personas y la retención de 45 motorizados, de dos y cuatro ruedas, que circulaban sin la debida autorización.

Se informó también que durante la madrugada de este sábado se procedió al cierre de 11 bares y cantinas, además que el municipio clausuró un local por incumplir la norma vigente.

Sellis pidió a la población seguir las recomendaciones hechas por las autoridades, que incluyen una ley seca, y evitarse inconvenientes; lo hizo a tiempo de resaltar que en el transcurso del día se ha observado entre un 95 y 98 por ciento de cumplimiento

El rastrillaje masivo continuará este domingo por lo se que hizo recuerdo que estará restringida la circulación de vehículos particulares y públicos que no cuenten con la debida autorización.