La Dirección de Espacios Públicos y Movilidad Urbana de la Alcaldía de Santa Cruz, realizaron un operativo de control en el primer y segundo anillo para decomisar carritos de comida rápida asentados en lugares no permitidos.

Anteriormente, estos vendedores ya habían sido notificados para que se retiren del lugar, pero pese a la prohibición, continuaron vendiendo sus productos de manera normal.


Al momento en el que intentaron llevarse a la fuerza los carros de comida, tanto los propietarios como los transeúntes no dejaron que se lleve a cabo del decomiso y empezaron a agredir a los funcionarios que llegaron hasta el lugar.

Cuatro años trabajando aquí para el pueblo, para pagar mis impuestos, (…) yo he podido sacar mi carro. ¡No me interesa la notificación!, pero deberían venir a hablar”, aseveró molesta una comerciante.

El operativo en la zona del segundo anillo y avenida Santos Dumont no se realizó como estaba previsto, finalmente los carros de comida rápida que debían ser decomisados se dieron a la fuga con la ayuda de las personas que se encontraban en el lugar.

Varios funcionarios fueron agredidos y las grúas particulares contratadas por el municipio sufrieron daños en llantas y parabrisas.

“La anterior semana ha sido de concientización, de notificación, parece que no entienden, no les da la gana de cumplir la norma. Hemos tratado de conversar con ellos, pero lamentablemente hemos recibido agresión, todos los vehículos han sido dañados”, indicó Denar Sumoya, subdirector de Coordinación Distrital.

La autoridad además, anunció una querella en contra de estos comerciantes, por agresiones y daños a los vehículos.

Comentarios