Ante la presencia de la variante P1 (brasileña), que según dos investigaciones privadas ya circula en territorio nacional, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz propone una cuarentena y el cierre de fronteras como parte de la contención.

El jefe de epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado, dijo que habrá “más enfermos, más casos graves, falta de medicamentos, hospitales saturados y mayor cantidad de fallecido, eso es el sinónimo de esta nueva variante”, recalcó.

Agregó que esta nueva variante afecta más a adultos jóvenes, niños y embarazadas, y que además el contagio es entre seis y ocho personas en un ambiente.

Desde el Sedes aseguran que hay que ponerse en alerta y que, como lo hicieron a finales de 2020, se debe entrar en una cuarentena y en un cierre de fronteras para cuidar a la población boliviana.

Comentarios