Fiesta en plena pandemia y sin respetar las medidas de restricción ordenadas por el propio municipio, la noticia sorprende aún más porque los que participaban del jolgorio eran nada menos que autoridades y policías. Sucedió en Uyuni, la noche del viernes, donde este asunto ha tomado ribetes de escándalo y ha provocado una reunión de emergencia de su Coem.

Vecinos señalaron que desde horas de la tarde se realizaba una fiesta con consumo de bebidas alcohólicas en un salón de eventos, al que los invitados llegaron vestidos de gala. Se denunció que la celebración había sido organizada por la Policía por su aniversario, lo que ha sido negado por la institución.

Tras recibir la denuncia, cerca de las 22:00, funcionarios de la Intendencia Municipal intervinieron el lugar sin sospechar que se encontrarían con autoridades, como el secretario general del Municipio, asambleístas departamentales y efectivos.

La molestia de los vecinos no es poca, esta ha sido la peor semana para este municipio de 37 mil habitantes, en los últimos días han reportado cerca de medio centenar de casos nuevos de coronavirus y tienen a su alcalde y dos concejales recuperándose de esta enfermedad.

En la reunión del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal las juntas vecinales, gremiales y otros sectores condenaron que las autoridades obliguen a restringir actividades comerciales y de circulación, cuando son los primeros en incumplir las restricciones.

“El comandante de la Policía (Fronteriza) de Uyuni y el secretario general se tienen que ir. Acá nadie tiene que tener el privilegio de ser agasajado, pero la Policía se da el gusto de festejar. Ayer tomaron decisiones y a la media hora estaban incumpliendo”, dijo Kurt Martínez, dirigente vecinal en la reunión del Coem.

No todas las autoridades estuvieron en la fiesta y condenaron la actitud de los que sí asistieron. El concejal Alberto Martínez llegó hasta las lágrimas en la reunión: “Acabo de llegar de la misa de mi padre, mientras unos estamos llorando a nuestros seres queridos, otra gente está festejando, bailando a costillas del pueblo”.

La alcaldesa interina de Uyuni, Isabel Marca, anunció que se analizará el futuro de los funcionarios que participaron en la fiesta. La dirigencia vecinal ha exigido que sean destituidos.

Puedes leer: Modern Talking amenizó una masiva fiesta patronal en Huachacalla en plena pandemia

La versión de la Policía

La Policía de Uyuni negó que hayan organizado la fiesta. El comandante dijo que en el lugar donde se hizo la fiesta solo se había realizado un almuerzo más temprano, que si fue organizado por esta institución, y que luego se retiraron del lugar, pero algunas personas se quedaron porque más tarde se iba a celebrar un cumpleaños.

“Era un almuerzo al que se invitó a las autoridades para compartir con los camaradas, pero lamentablemente nos retiramos y habían continuado con un cumpleaños con bebidas alcohólicas. Yo sé que la gente está molesta pensando que hemos organizado la fiesta, pero no es así”, señaló Raúl Cabezas, comandante policial.

El oficial dijo que se retiró tras el almuerzo y que en la noche estaba en un operativo por el caso de los dos fallecidos en la frontera por la tormenta de nieve y tenía que estar en la autopsia, pero reconoció que al momento de la intervención en el salón de eventos había efectivos que estaban de civil en el lugar.



Comentarios