El coronavirus ha sufrido varias mutaciones desde que surgió en 2019 en China, una de las variantes más recientes es la descubierta en el Reino Unido, una nueva cepa que es más contagiosa que la original.

Esto ha provocado que varios países establezcan restricciones para evitar que la variante ingrese a sus territorios, es el caso de Bolivia que desde finales de diciembre ya ha impedido la llegada de pasajeros desde Europa, sin embargo las autoridades reconocen que es posible que a pesar de las prohibiciones la nueva cepa ya esté presente en el país.

“Si bien están controladas las llegadas vía aérea para las personas de Europa y fundamentalmente del Reino Unido esto no quita la posibilidad de que un brasilero, un chileno, un argentino pueda llegar y contagiar al país, eso es impredecible, es imposible de evitar, por lo tanto podemos suponer, no podemos confirmarlo, que la nueva cepa está entre nosotros”, dijo el ministro de Salud, Édgar Pozo, a Unitel.


En el Servicio Departamental de Salud de La Paz también sospechan que la mutación ya circula en el territorio boliviano por lo que se realizará un estudio junto al Inlasa, informó Ramiro Narvaez, director de esta entidad.

“No podemos saber si llego algún virus hay que hacer un estudio genético y mandarlo a Atlanta, así la identificación será clara de esta cepa”, aseveró Narvaez.

El médico René Sahonero, que fue asesor del Ministerio de Salud durante el primer brote, señala que las condiciones son ahora mucho más graves ya que la velocidad de contagio se ha incrementado.

“La virulencia no ha cambiado mucho solamente que la velocidad de contagio hace que los pacientes caigan mucho más rápido y sus complicaciones sean más rápidas”, aseveró Sahonero.