El presidente Luis Arce anunció este miércoles que se adquirirán 5 millones de vacunas contra el coronavirus desarrolladas por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Este lote se sumará a las 5.2 millones de dosis de la vacuna Sputnik V de fabricación rusa.

¿Cuándo llegan?

Las vacunas rusas llegarán al país de manera masiva a partir de marzo (un pequeño lote de 6 mil dosis arriba en enero) y completará las entregas hasta mayo.

Mientas que la vacuna Astrazeneca-Oxford, que será suministrada a través de la empresa india Serum, comenzará las entregas desde abril hasta completar el stock de forma paulatina.

¿Cuántas personas serán vacunadas?

En ambos casos (vacuna rusa y británica) se necesitan dos dosis por persona. La Sputnik 5 llegará a 2.6 millones de personas, mientras que AstraZeneca alcanzará para inmunizar a 2.5 millones de bolivianos.

En total se espera que con la aplicación de ambas vacunas se llegue a un total de 5.1 millones de ciudadanos.

¿Cuál es su efectividad?

La vacuna desarrollada por la Universidad inglesa de Oxford y AstraZeneca tiene una eficacia media del 70.4 % (dependiendo de las dosis, la efectividad oscila entre el 62 % y el 90 %), según los resultados preliminares difundidos en diciembre.

El Centro Gamaleya y el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR) informaron inicialmente que la efectividad de la vacuna rusa Sputnik V era del 69.3%. Después de una segunda tanda de prueba señalaron que la eficacia aumentó a un 96.2%.

¿Cómo funcionan?

La vacuna británica usa la técnica conocida como virus vector, que es una versión atenuada de un adenovirus de chimpancé -resfriado común- que ha sido genéticamente modificado para impedir su replicación en humanos. También el virus se ha transformado para que exprese la proteína Spike del SARS-CoV-2.

La Sputnik V es parecida a la Oxford, puesto que se trata de una vacuna basada en el "vector viral", que utiliza dos inyecciones de dos adenovirus modificados con una parte del virus responsable del COVID-19. Cuando el adenovirus modificado penetra en las células de las personas vacunadas, estas fabrican una proteína típica del SARS-CoV-2, con lo que permiten al sistema inmunitario reconocer el virus y combatirlo, según lo explicado por el centro Gamaleya.

Cadena de frío y almacenamiento

La Sputnik V y la de Oxford son más fáciles de producir a gran escala que las de Pfizer y Moderna y no requieren de una cadena de frío de alta tecnología, como sucede también con las otras vacunas mencionadas.

Según un cuadro comparativo publicado por BBC Mundo tanto la vacuna de la Universidad de Oxford como la Sputnik V requieren una temperatura normal de un refrigerador (puede conservarse perfectamente en una temperatura de 2 a 8ºC) para ser almacenadas y transportadas.

En comparación con otras vacunas esta es su mayor ventaja, por ejemplo la de Pfizer necesita una refrigeración de -70ºC y la de Moderna de -20ºC.

Verificación y certificación científica

Esta es la principal diferencia entre la vacuna Sputnik V y la vacuna de Oxford-Astrazeneca.

La vacuna contra de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca han hecho públicos los resultados de sus ensayos, que además han sido revisados por pares para probar sus conclusiones. 

Estudios independientes señalan que la vacuna británica tiene niveles de seguridad aceptables, es eficaz y tiene, al menos, un 70% de eficacia media, según los resultados preliminares de la Fase 3 de las pruebas clínicas.

En cambio la vacuna rusa es cuestionada por su poca transparencia. Los resultados de las pruebas solo han sido verificados por instituciones rusas como el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa. No se conoce un estudio científicos independientes ni los fabricantes han publicado detalles de sus ensayos.