Mediante un operativo de prevención sanitaria, funcionarios de la intendencia y control vial de Cochabamba, salieron a las principales calles de esta ciudad para remolcar varios vehículos del servicio público que no contaban, en su interior, con las medidas de bioseguridad contra el Covid-19.

La normativa municipal establece que cada taxi deberá contar con una mampara plástica de protección para minimizar el riesgo de contagio.

Además los conductores infractores deberán cancelar una multa de Bs 300 y tendrán que readecuar sus vehículos para operar en el servicio público. 

TAMBIEN PUEDE LEER: Amplían el plazo para tramitar la Inspección Técnica; ahora vence el 31 de enero

En el operativo se constató que varios choferes no usaban un barbijo de protección. 

El municipio de Cochabamba mediante una ley, determinó retener a los vehículos que incumplan con las medidas sanitarias.

 

Comentarios