Toda comunidad en Chicharro en Tiquina fue convocada para acompañar a la familia que el pasado sufrió una tragedia, donde un hombre en estado de ebriedad golpeó a su concubina al extremo de provocarle la pérdida del bebé de 8 meses que llevaba en su vientre y luego agarró a su hija de casi dos años de edad para arrojarla contra la pared y después golpearla hasta matarla.

“Nosotros estamos dolidos, mi hermana ha quedado con secuelas tanto psicológicamente, ella está dañada”, declaró Janeth Quispe, hermana de Jessica a Unitel.

Los niños fueron velados en su comunidad y enterrados en el cementerio de Chicharro con mucho dolor por parte de la familia y los acompañantes.

Lee también: Hombre en estado de ebriedad mató a su hija de 1 año

Mientras tanto, el sujeto era llevado a la cárcel de Chonchocoro para cumplir una condena de 30 años, luego de someterse a un juicio abreviado durante su audiencia en el municipio de Copacabana.

La abuela y la tía de los menores, señalan que no están conformes con la decisión judicial, porque nada en el mundo devolverá la vida a los dos angelitos.

“Nunca va a estar conforme, porque son dos vidas que hemos perdido, ellos (los niños) estaban recién viviendo su vida, eran dos pequeñitos, la otra niña ahí andaba, caminaba, es muy doloroso perder así a mis sobrinos”, indicó Janeth.


En medio de las lágrimas de impotencia, fueron despedidos los dos pequeños pasado el mediodía de este miércoles.

La madre de los niños aún se encuentra en el Hospital de la Mujer en La Paz, convaleciente de los golpes múltiples que por parte de su ex pareja.

Comentarios