El Colegio Médico alista un bloqueo de “los mil servicios” para este jueves y pidió la destitución del gerente de la Caja Nacional de Salud (CNS), José Luis Martínez, tras el arresto de una cirujana y la encargada de Vigencia de Derechos del Hospital Obrero Nº1, ambas acusadas de presuntamente de negar atención médica a policías heridos durante el conflicto por el mercado paralelo de coca en La Paz.


No vamos a tolerar que nos enjuicien en nuestros trabajos, que pasaba si ayer la cirujana que ha sido detenida tenía un paciente y fallecía, de quien era la culpa, de la ineficiencia del gerente, eso también lo vamos a denunciar”, indicó el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea.

El galeno indicó que este jueves se llevará a cabo el bloqueo de los mil servicios a nivel nacional, y que para la siguiente semana se prevé un paro médico a nivel nacional. Larrea afirmó que sólo se atenderán emergencias.

Puede leer: Arrestan a dos trabajadoras de salud, la Policía las acusa de no atender a sus heridos

"Fesimras rechaza el accionar del gerente general y lamenta la decisión del presidente Arce que designó a una persona que desconoce el manejo de un cargo con semejante responsabilidad por lo que exigimos su destitución”, indicó la secretaria Ejecutiva de la Federación de Sindicatos Médicos y Ramas Afines de la Seguridad Social (Fesimras), Nancy Pereira.

En tanto, el director del Hospital Obrero Nº1, Dr. Rolando Mujica indicó que durante la evaluación de los uniformados heridos fueron catalogados con tarjeta amarilla, lo que significa que eran policontusos y que fueron derivados a la atención por especialidad y luego les dieron de alta.
Mujica añadió que se tienen los documentos que respaldan que se brindó atención médica.

Por su parte el gerente de la CNS, José Luis Martínez, ofreció una conferencia de prensa y aseveró que los policías “fueron sujetos a pasos previos administrativos” y que no se brindó atención médica oportuna.


“Ayer se ha logrado evidenciar la denegación de auxilio que se habría suscitado a tres efectivos policiales, quienes estaban en el servicio de emergencia en el Hospital Obrero y ante una detonación habrían perdido inclusive el conocimiento; y el personal dada esta emergencia habría pedido inicialmente las boletas (documentación) cuando se trata de una emergencia”, indicó Martínez.

Sobre el arresto de las trabajadoras, Martínez dijo que “sencillamente se ha aprendido a personal administrativo de vigencia que estaba pidiendo los documentos correspondientes y no así a ningún profesional (de salud)”.

Martínez indicó que las trabajadoras deberán brindar su declaración informativa del caso este miércoles.

Comentarios