Sony recortó más la fabricación de su consola PlayStation 5 (PS5), de las más de 16 millones de unidades que se esperaban como meta para marzo de 2022 solo se cubrirán 15 millones de consolas debido a la escasez global de procesadores que también afecta a Nintendo y Microsoft con Xbox.

Con la reducción de más de un millón de unidades respecto a las previsiones iniciales de la empresa japonesa Sony podría no alcanzar sus planes de vender 14,8 millones de unidades en el presente periodo.

La causa se debe a problemas logísticos y a la escasez global de componentes como procesadores, cuya oferta no logra satisfacer la demanda, y fue un problema desde las fiestas de Navidad de 2020 y se extiende a este año con escasez en algunos territorios.

La PS5 superó las cifras de ventas de la PS4 en el primer trimestre de 2021 (7.8 millones frente a 7.6 en la generación anterior), pero en la actualidad va ligeramente por detrás de la generación anterior (13.4 frente a 13.8 millones), a ya un año que llegó la nueva consola de Sony al mercado.

Nintendo, por su lado, ha vendido más de 90 millones de Nintendo Switch desde su lanzamiento en 2017 pero su crecimiento también se verá afectado por la falta de componentes semiconductores para los procesadores.


Comentarios