Las elecciones departamentales que se realizarán en marzo del próximo año marcarán un hito en la historia para Santa Cruz ya que serán las primeras que se realizarán bajo el amparo del Estatuto Autonómico Departamental vigente desde enero de 2018.

La normativa departamental, avalada por el Tribunal Constitucional, establece varios cambios, uno de los más importantes la votación de una fórmula compuesta por gobernador y vicegobernador.

El artículo 18 del Estatuto (parágrafo IV) señala que "el vicegobernador o la vicegobernadora se elegirá junto al gobernador o gobernadora" y su función será la de reemplazar al jefe del ejecutivo departamental durante su ausencia y coordinar el trabajo con la Asamblea Legislativa Departamental.

Los partidos y agrupaciones políticas deberán presentar los nombres de sus binomios por primera vez a nivel departamental en Santa Cruz, además de las listas a asambleístas departamentales.

Otra de las novedades del Estatuto tiene que ver con la primera y segunda vuelta electoral, que se regirá bajo las reglas de las elecciones nacionales. Para que una candidatura sea declarada ganadora debe obtener la mayoría absoluta de los votos válidos (más del 50%) o caso contrario lograr el 40% de los sufragios y superar con 10 puntos porcentuales a su inmediato seguidor. De no lograr este requisito se debe ir a un balotaje.

La primera vez que se votó para elegir un ejecutivo departamental fue en 2006, cuando se eligió con la figura de prefecto. La siguiente elección fue en 2010 ya bajo el cargo de gobernador y luego en 2015 también de la misma forma. En todos los casos solo iba un candidato en la papeleta.

TED confirma aplicación de cambios

El secretario de Cámara del Tribunal Electoral Departamental de Santa Cruz, Marco Monasterio, dijo que se hará cumplir lo establecido por el Estatuto: "lo que señala es que existe la figura del gobernador y vicegobernador y también la segunda vuelta en caso de que no alcance más del 50% o no logre 10 puntos si obtiene 40% de los votos", señaló.

"El Tribunal Constitucional avaló todas las modificaciones en el Estatuto para que el Tribunal Constitucional pueda administrar el proceso electoral", añadió.