El presidente del Comité Cívico cruceño, Rómulo Calvo, se presentó este miércoles cerca de las 9:30 hasta dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. La Fiscalía le abrió un proceso tras conocer de una denuncia de racismo y discriminación.

Calvo fue denunciado luego de llamar "bestias humanas" a quienes instalaron bloqueos en el mes de agosto; manifestaciones que impedían, según se dijo, el paso a cisternas que transportaban oxígeno para tratar a pacientes con Covid-19.

A su salida de la Felcc, el presidente cívico indicó que se abstuvo de declarar y que "es vergonzosa la denuncia", pero no por lo que pudo haber expresado, sino por una falta de lectura de los abogados, de la parte demandante, quienes "deben ller un diccionario" por que no conocen el significado de las palabras.

"Me abstuve a declarar porque creo que no tiene ninguna incidencia las palabras que pude haberles dicho", sostuvo.