A través de un artículo que compartió en su web, el excandidato a la Presidencia por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, asegura que fue un error creer que el 65% de los bolivianos son antimasistas. Apunta a dos como las principales causas de su derrota en las elecciones del 18 de octubre, el rol del Gobierno de transición y la aparición de una nueva fgura en el escenario político.

“Fue un error pensar que entre un 60% y un 65% del país es antimasista. Por lo menos el 50% más uno de los bolivianos apoyan al MAS y creen en su propuesta”, señala Mesa en su artículo titulado ‘Comunidad Ciudadana y su Horizonte tras el Resultado Electoral del 18 de Octubre’.

El excandidato a la Presidencia agrega que otra equivocación fue suponer que Morales es sinónimo de MAS. “La organización que llegó al poder en 2006 ha logrado penetrar como estructura en un electorado que se identifica con la sigla”, señala Mesa, quien además agrega que esto no significa que el expresidente que se encuentra asilado en Argentina no llegue a tener un rol importante en el Gobierno de Luis Arce.

Responsabilizada de la derrota de CC al Gobierno de transición que traicionó su rol de organizar unas elecciones transparentes y entregar el poder al ganador y más bien decidió ser protagonista postulando a Jeanine Añez.

El segundo aspecto clave fue la postulación del excívico Luis Fernando Camacho, del que dice surgió como una alternativa de renovación en el panorama electoral.

“Marcaron una línea de acción basada en la hipótesis de que el MAS se había ido para no volver, que había sido completamente derrotado y que había que extirpar sus “restos” de nuestra sociedad”, señala Mesa.

El excandidato de CC señala que con la aparición de otras candidaturas se desperdició todo lo que había acumulado el partido que lo postuló y se realizaron muchos ataques en su contra. “La oposición al MAS se ocupó con ahínco de criticar mi candidatura más que la de Luis Arce”, señala.

Según Mesa en lugar de apoyar su postulación, se prefirió una apuesta temeraria. “Todo el trabajo que llevó al fraude desesperado y a la huida de Morales cayó en saco roto”, agrega.

Agrega que en este contexto el mayor desafío que tiene la agrupación que lidera son las elecciones subnacionales. “Estamos obligados, como cabeza de la oposición, a aprender las lecciones de estos dos intensos años y actuar en consecuencia”, concluye.



Comentarios