En dos operativos se logró rescatar a más de 110 personas que trabajaban en condiciones precarias y además, según denunciaron, con una explotación laboral pues varios no salieron durante meses de las fábricas.

René Barrientos, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), indicó que en estos lugares se fabricaban chinelas y sandalias y que un juez determinó enviar con detención preventiva a cuatro individuos, capturados en el primer allanamiento ocurrido la semana pasada en la zona norte.

Mientras que este martes otros siete aprehendidos, producto del segundo operativo hecho en el municipio de Cotoca, deben prestar su declaración ante la Fiscalía para responder a la acusación de trata y tráfico de personas con fines de explotación laboral.

El número de trabajadores en la primera fábrica era de 49, nueve de ellos menores de edad y tres extranjeros. En el segundo lugar, se encontró a 64 personas que vivían en condiciones insalubres y en medio del material que utilizaban para fabricar los calzados.

Barrientos señaló que se ha solicitado información a Migración para saber la situación en la que estaban los extranjeros acusados en el país, además que se ha solicitado a Fundempresa los datos para corroborar si ambas fábricas tenían permiso para funcionar o si contaban con su respectivo NIT.



Comentarios