A las 10:00 de este jueves se llevará adelante la sesión del Concejo de Warnes donde se espera se defina quién tomará el control de la Alcaldía que desde ayer mantiene sus puertas cerradas.

Unitel pudo comprobar que una parte de las oficinas y empresas que se encuentran alrededor la plaza principal se mantienen cerradas debido a los hechos de violencia que se han venido suscitando en la Alcaldía por la disputa entre los afines a Vanesa Uriona y Benigno Choque que pelean el sillón municipal. 

Funcionarios municipales explicaron que por precaución mucha gente no se atreve a llegar a las oficinas de la Alcaldía, que además permanecen custodiadas por simpatizantes de ambos bandos. 

Además, estos trabajadores municipales expresaron su molestia porque señalan que el municipio les adeuda sueldos y nadie se hace responsable de cumplirles con esas obligaciones.

La asambleísta de la provincia Warnes, Mariela Paniagua, manifestó que de ser necesario se constituirá en mediadora en este conflicto.

El miércoles, el Comité Cívico y la Federación de Juntas Vecinales de Warnes sostuvieron una reunión en la que establecieron que en caso de no ponerse de acuerdo entre los concejales sobre quién se hará cargo de la Alcaldía, se pedirá la renuncia de todos los concejales titulares para que suman los suplentes.

Comentarios