Anoche (lunes) se realizó un Cabildo en Santa Cruz que rechazó el proceso electoral desarrollado en Bolivia y convocó a la ciudadanía a movilizarse en busca de frenar la toma de posesión del nuevo Gobierno; esta acción fue reconocida por la presidenta Jeanine Áñez, como una lección para el Movimiento al Socialismo que, a pesar de haber obtenido la mayor votación, "no podrá gobernar desde el abuso".

Áñez, que reconoció la victoria de Luis Arce en primera vuelta, también escribió en su cuenta de Twitter los movilizados deben diferenciar lo que es cuestionar la democracia de poner un freno a los excesos de poder que pueda tener la entrante administración.

"El cabildo cruceño es una lección para los masistas: Arce ha ganado, pero no podrá gobernar desde el abuso. A la vez, los organizadores del cabildo deben recordar -siempre- que la misión no es cuestionar democracia sino frenar los abusos del MAS”, dijo Áñez.

Dentro del proceso eleccionario, el MAS obtuvo la mayoría de la votación y colocó a Luis Arce como presidente electo. Estos comicios, sin embargo, son cuestionados por una parte de la población y plataformas que reclaman por supuestas irregularidades y reclaman una auditoría. 

Incluso, el Comité cívico cruceño planteó un amparo constitucional para frenar la toma de posesión prevista para este 8 de noviembre, recurso que debe tratarse este martes en el Palacio de Justica cruceño.



Comentarios