Fueron horas de mucha tensión las que se vivieron en el Comité Cívico cruceño. Una muchedumbre presionaba y gritaba desde las afueras del edificio que se tomaran medidas de presión en rechazo a las últimas elecciones. Algunos incluso exigían la renuncia del presidente de la institución, Rómulo Calvo, quien indicó que fueron tomados como rehenes luego de una reunión de directorio ampliado.

Calvo, en conferencia de prensa, denunció la situación junto a otros 23 representantes de sectores que participaron anoche (martes) del encuentro. Ellos pudieron salir recién en horas de la madrugada y con escolta policial.

"Después de un directorio ampliado en donde participaron 23 sectores, hemos sido tomado rehenes por personas que quieren dañar la institucionalidad y el crecimiento de esta institución", dijo el cívico.

Recalcó que continuarán "peleando por justamente tener un padrón que sea investigado después de las elecciones que han sido vergüenza".

Dentro de las acciones a seguir como rechazo al proceso electoral, el Comité determinó realizar un paro provincial este 5 de noviembre y otro departamental, el viernes 6.