Este 8 de febrero era la primera fecha definida por WhatsApp para cerrar las cuentas que no acepten sus nuevas condiciones, sin embargo la decisión se retrasó debido a la polémica causada respecto a la conminatoria y el temor de los usuarios de que su privacidad se vea comprometida.

La aplicación Whatsapp anunció a mediados de enero que postergaría una modificación en sus normas sobre intercambio de información en medio de una fuga masiva rivales como Telegram o Signal.

WhatsApp señaló entonces que se encargará de aclarar informaciones erróneas sobre privacidad y seguridad.

"Escuchamos de mucha gente cuánta confusión hay sobre nuestra reciente actualización", afirmó WhatsApp en una publicación en su blog.

"Esta actualización no amplía nuestra capacidad para compartir datos con Facebook", añadió.

La compañía señaló, en cambio, que se dirigirá a la gente "gradualmente para que revise las normas a su propio ritmo antes de que nuevas opciones comerciales estén disponibles el 15 de mayo".

La polémica actualización está relacionada con la forma en que los comerciantes que utilizan Whatsapp para contactar a clientes pueden compartir los datos con Facebook, que puede a su vez utilizar la información para avisos publicitarios perfilados, de acuerdo a la red social.

"No podemos ver sus mensajes privados ni escuchar sus llamadas, tampoco lo puede hacer Facebook", había explicado Whatsapp en una publicación anterior.

"No guardamos registro sobre la actividad de los usuarios en mensajería o llamadas. No podemos ver su localización y tampoco puede hacerlo Facebook", aseguró.

Según Whatsapp, la información sobre la ubicación y el contenido de los mensajes está encriptado de punta a punta. 

"Le estamos dando a las empresas la opción de utilizar los servicios seguros de almacenamiento de datos que tiene Facebook para gestionar las conversaciones con sus clientes, responder preguntas y enviar información útil como recibos de compra", explicó.

"Si te comunicas con un negocio por teléfono, email o WhatsApp, puede ver lo que estás diciendo y puede usar esa información para sus propios objetivos de marketing, lo que puede incluir publicidad en Facebook".

Los expertos en tecnología destacan que el nuevo requisito hace legalmente vinculante una política que lleva ampliamente en uso desde 2016.

Facebook pretende monetizar WhatsApp permitiéndole a los negocios que contacten a sus clientes a través de la plataforma, haciendo natural que el gigante de internet centralice datos en sus servidores.


Comentarios