Las turbulencias provocadas por los cambios anunciados a inicios de año en la política de confidencialidad de WhatsApp obligaron a la empresa a postergar por tres meses la aplicación de sus nuevas reglas, pero el plazo esta cerca de vencerse: este 14 de mayo aquellos que no acepten las condiciones verán limitadas las funciones de la aplicación.

WhatsApp anunció que si bien no se cancelará su cuenta, sus funciones serán limitadas: no podrán escribir mensajes ni hacer llamadas.

La aplicación de mensajería, que afirma tener 2.000 millones de usuarios, asegura que los temores sobre la invasión a la intimidad de sus usuarios son infundados y el único objetivo es ayudar a los comerciantes a comunicarse mejor con sus clientes a través de WhatsApp.

La empresa explica en su blog oficial que la actualización incluye nuevas opciones para las personas que compartan mensajes con empresas en WhatsApp, y proporciona una mayor transparencia con respecto a la forma en que recopila y usa los datos. 

"Si bien hoy en día no todos los usuarios realizan compras a empresas en WhatsApp, consideramos que cada vez más personas elegirán hacerlo en el futuro, por lo que es importante que conozcan bien los servicios. La actualización no expande nuestra capacidad de compartir datos con Facebook", aclara.

Lo que no cambiará

WhatsApp aclara que esta actualización no cambiará estas políticas de privacidad. La plataforma:

No puede ver tus mensajes personales ni escuchar tus llamadas, y Facebook tampoco. Esto se debe a que tus mensajes personales están protegidos por el cifrado de extremo a extremo.

No mantiene un registro de quién llama o envía mensajes a otros usuarios.

No ve las ubicaciones que compartes, y Facebook tampoco. "Cuando compartes tu ubicación con alguien más en WhatsApp, esta se protege con el cifrado de extremo a extremo", resalta.

No comparte tus contactos con Facebook. "Cuando nos otorgas permiso, accedemos únicamente a los números de teléfono guardados en tu libreta de contactos a fin de hacer que el proceso de mensajería sea rápido y confiable", señala la empresa.

Los grupos siguen siendo privados. "Usamos las membresías a los grupos para entregar los mensajes y proteger nuestro servicio del abuso y el spam", asevera.

Datos ya compartidos 

Los especialistas en privacidad recuerdan que WhatsApp ya comparte datos con Facebook desde que se implementaron las nuevas reglas en 2016, pero los usuarios tuvieron entonces la opción de no sumarse.

La voluntad de WhatsApp de imponer estas medidas es "un poco como un insulto a la inteligencia de los usuarios", afirma Gennie Gebhart, investigadora para la Electronic Frontier Foundation.

"La gente ha descubierto que WhatsApp comparte muchos más datos de los que creían, lo que empeoró la situación y les hizo reaccionar", añadió.

Gebhard precisa, sin embargo, que las alternativas son limitadas, debido al tamaño de la plataforma y su gratuidad.

Según datos de eMarketer publicados el año pasado, WhatsApp aglutinaba el 99% de usuarios de aplicaciones de mensajería móvil en Brasil, un 97% en India y 52% en Estados Unidos.



                

Comentarios