Un empleado de Dunkin' Donuts en Florida (EEUU), Corey Pujols, enfrenta un cargo por homicidio agravado luego de propinarle un puñetazo a un cliente de 77 años, que murió a causa de la agresión.

Según el diario The Tampa Bay Times, el reporte de la Policía informa que el fallecido habría lanzado un insulto racista contra el detenido. Se trata de un joven afroamericano de 27 años.

"Fue extremadamente irrespetuoso", sostuvo el joven durante su declaración a la Policía local.

La muerte se produjo luego de recibir el puñetazo, la víctima cayó de espaldas y se golpeó la cabeza con el piso. Los exámenes forenses indican que sufrió una fractura en el cráneo y contusiones cerebrales.

Mientras que las investigaciones continúan, el joven podría recibir una condena de 30 años en una prisión al enfrentar homicidio agravado de una persona mayor de 65 años.

El joven se defenderá en libertad, ya que la defensa lo liberó con una fianza de $us 15.000.


Comentarios