El hijo menor de los Duques de Cambridge, Louis, se convirtió en el centro de atención debido a sus gestos durante el Jubileo de Platino de la Reina Isabel II. Durante la celebración de “Trooping the Colour”, una arraigada tradición de la realeza británica, que incluyó una exhibición aérea con algunos de los más avanzados aviones de la Royal Air Force.

Un total de 70 aviones sobrevolaron el palacio de Buckingham y de ahí el pequeño ofreció a las cámaras todo un repertorio de divertidas muecas infantiles, desde la euforia hasta la confusión y la desesperación.


Por momentos el príncipe, saludó se rio y hasta charló con su bisabuela a quien también al parecer el pequeño le robó algunas sonrisas. Parecía bastante cansado hasta que, de repente, se animó.

Inclusive, durante el desfile del jubileo, el pequeño bailó, hizo burlas a su madre, e incluso tiró del pelo a su prima Mia Tindall, nieta de la única hija de la reina, la princesa Ana. Como cualquier niño, Louis no pudo estar quieto en su asiento y acabó sentado encima de su madre, de su padre e incluso de su abuelo, el príncipe Carlos

Comentarios