Paulo Soleto

Google Maps que ayuda a localizar direcciones rápidamente y gracias a ésta opción, se han suscitado momentos únicos ya que algunos internautas han encontrado infieles, objetos perdidos y hasta familiares que ya no están en este mundo, recientemente se volvió viral el hallazgo de un usuario que mientras navegaba en dicha app encontró una 'peligrosa' tribu en el golfo de Bengala.

En Twitter se volvió viral el caso de un hombre que mientras navegaba por Google Maps descubrió a una alejada tribu en una isla de unos 60 kilómetros de superficie y ocho kilómetros de ancho, el lugar es Sentinel del Norte, del archipiélago de las islas Andamán en el golfo de Bengala.

TE PUEDE INTERESAR: Meteorito cae a sólo centímetros de la cabeza de mujer que dormía en su cama

Wonka, el usuario de Twitter que protagonizó el hallazgo y se volvió viral, contó que lo que le llamó la atención mientras navegaba en Google Maps fue un pequeño barco abandonado, el cual presuntamente se trataba del navío MV Primrose, una embarcación en la que desaparecieron unos pasajeros en el año 1981, así que decidió investigar más a fondo y continuó su navegación por internet donde descubrió que había hallado el lugar más peligroso del mundo, el territorio de una tribu indígena que vive en aislamiento voluntario y son fuertes a la hora de resistir que los desconocidos entran a su espacio.

Sentinel del Norte es territorio indio, pero no está controlada por ese país desde que, en 2006, las autoridades indias convirtiesen a la pequeña isla en “zona de exclusión”, tras la muerte de dos pescadores que se acercaron demasiado a la isla cuando salieron a faenar. Los expertos informan que los sentineleses “podrían llevar en la isla varios miles de años”, ellos viven de la caza y la pesca y no aceptan lo que viene del exterior, pues no quieren que nada de fuera perturbe su tranquilidad.

TE PUEDE INTERESAR: ¡El gato volador! Un felino aparece en ala de un avión ultraligero sorprendiendo a una pareja y el video se vuelve viral


Trilokinath Pandit, un antropólogo, fue el único que logró llegar a la isla a comienzos de los 70. Pandit se rescató de las flechas que le lanzaron y consiguió tener contacto directo con ellos para incluso establecer un ‘régimen de visitas’ con el fin de que conocer su forma de vida y, después de mucho tiempo, logró la convivencia, sin embargo, después de él nadie más lo logró.

"Nos confundió -no saber- por qué esta vez nos habían aceptado. Fue su decisión venir a nuestro encuentro, y fue bajo sus términos. Durante nuestras interacciones nos amenazaron, pero nunca llegaron al punto de matar o lastimar. Cada vez que se agitaban, retrocedíamos. Hablaban entre ellos, pero no entendíamos su lenguaje. Sonaba parecido a otras lenguas habladas por otras tribus en el área", expresó Pandit en una entrevista a la BBC, a tiempo de pedir que no se tachara de hostiles a la tribu: "Es una manera equivocada de mirarlos. Nosotros somos los agresores. Somos los que tratamos de entrar a su territorio. Debemos respetar sus deseos y dejarlos en paz", agregó el antropólogo.

Comentarios