Un funeral en China causó polémica debido a que los familiares gastaron 1,5 millones de dólares y además pagaron con dinero a todo aquel que asistió al sepelio.

El acto fúnebre fue en la ciudad de Yulin, donde las tradiciones milenarias exigen honrar con lujos ostentosos al difunto.
 
Sin embargo, este entierro generó debate por el gasto económico que se invirtió en pirotecnia, un banquete con variada comida china, los arreglos florales, el ataúd y el dinero para los asistentes.

TAMBIÉN PUEDE LEER:  Historia: Niña estudia en una caja de cartón, mientras su papá lava autos en las calles de Perú

Familias enteras de Yulin llegaron al funeral luego de enterarse que el hijo del empresario difunto repartiría dinero a los visitantes.

Pero, ¿Por qué las autoridades chinas decidieron frenar este tipo de celebraciones en funerales y matrimonios?
 
Esta prohibición se debe a que los chinos quieren promover hábitos financieros sostenibles y fomentar la igualdad en zonas rurales.

A pesar de la restricción, el acto fúnebre se llevó a cabo.



Comentarios