Al menos 50 mujeres fueron enamoradas y estafadas por un hombre que tenía como oficio el engaño. Se trata del caso de Francisco Gómez Manzanares cuyo caso fue conocido en España en 2017.

El estafador, un libro de Guillem Sánchez, cuenta su historia y devela qué se esconde detrás de este hombre que logró robar hasta tres millones de dólares gracias a sus mentiras.

Francisco era como un 'fantasma' con muchas encarnaciones. Usaba siempre el nombre de David, pero cambiaba el apellido; algunas veces era Pons, Hernández o Barceló. Con su profesión pasaba lo mismo, a veces era piloto, otras veces administrador de empresas o incluso probador de autos de la Fórmula 1 o incluso hombre de confianza de figuras del fútbol.

TE PUEDE INTERESAR: Video: Intentó agredir a un menor de 16 años, quien resultó ser un campeón de jiu-jitsu

Estas profesiones particulares le permitían ausentarse por un periodo largo. Aunque nada era verdad, ya que desde los 90 se dedicó a engañar a mujeres.

Su historia

Francisco nació en 1974 en Vitoria (España), su padre era panadero y su madre una ama de casa. Era de clase media, tenía muchos amigos y era un estudiante regular.

Sus primeros problemas comenzaron a los 20 años, cuando fue denunciado por engaños porque se llevó autos, motos y cámaras fotográficas con documentos falsos que acreditaban pagos de bancos. Llegó a estar preso en 16 oportunidades.

Él solo buscaba una vida de lujo y así lo aparentaba, ya que se movía en coches de alta gama y comía el lugares caros.

De esta manera tejía sus redes y se acercaba a la gente adinerada, luego los convencía con proyectos inexistentes y una vez que conseguía el dinero desaparecía.

Luego sumó la tecnología a su estrategia y a través de chat se comunicaba y seducía a mujeres.

Las mujeres se convirtieron en su blanco. Las elegía en chats y apps de citas.

Tenía dos teléfonos, ambos de prepago, y nunca me dejaba acercarme a ellos”, recuerda una de sus víctimas.

En 2008 fue juzgado en Ourense acusado por una novia a la que había conocido por chat y a la convenció de invertir en una falsa agencia de turismo.

Tiempo después, en Soraluze, en la provincia de Guipúzcoa, estafó miles de euros a su nueva novia, a sus suegros y a varios amigos.

El caso trascendió a los medios en 2017 cuando una joven lo denunció en Barcelona. Hacía pocos días se habían conocido y él le había robado 800 euros con la excusa de hacer un viaje juntos.

Este año lo detuvieron el 11 de marzo, mientras manejaba su BMW. No opuso resistencia cuando lo llamaron por su verdadero nombre. Actualmente cumple condena en el Centro Penitenciario de Nanclares de Oca, donde estará hasta 2030.

Comentarios