La inspiradora historia de un hombre que vendía latas de aluminio para ser profesional impactó las redes sociales. Sixto Leiva es un joven que durante sus estudios trabajaba como reciclador para poder pagar la universidad.

A pesar de la extrema pobreza por la que atravesaron él y su familia, Sixto nunca se rindió. Al salir de la escuela el hombre buscaba en los contenedores, calles y parques latas de aluminio para poder venderlas y llevar alimento a su hogar.

“Nací y crecí en un hogar con pobreza estructural. Yo juntaba latitas, cualquier cosa que me sirviera para vender. En Navidad y Año Nuevo siempre levantaba las botellas de la calle para juntar unos pesos y comprar cosas para mis estudios”, destacó Sixto.



TAMBIÉN PUEDE LEER:  Hombre celebra el cumpleaños de sus cachorros en la calle y recibe ayuda de una fundación

Sin embargo, detalló que sus progenitores fueron excelentes padres, pero que la adversidad económica lo obligaba a trabajar desde niño para cumplir sus sueños.

“Si bien soy consciente de todo el esfuerzo que hice, mis padres nunca permitieron que me faltara nada, entre nosotros siempre nos ayudamos. No puedo reclamarles nada a ellos, más bien hicieron un esfuerzo sobrevalorado. Pude estudiar y recibirme siendo pobre”, añadió.



Además de recoger latas para vivir, el joven médico trabajó vendiendo comida, repartiendo periódicos y podando césped. Al ser de muy bajos recursos, Sixto almorzaba en comedores comunitarios de los barrios de Argentina junto a sus padres.

Una infancia dura vivió el hombre para alcanzar sus metas de ser profesional. Ahora, trabaja como médico en un hospital y planea continuar sus estudios y especializarse en cardiología.

Comentarios