No hay rincón del mundo en el que el coronavirus no haya causado estragos, a excepción del caso de islas lejanas, millones de personas debieron confinarse en distintos tiempos según el país y adaptarse a lo que ahora se conoce como “nueva normalidad”. Con la forma de vivir alterada nos tuvimos que acostumbrar a nuevas palabras y convivir con ellas.

1.    Pandemia. Según la definición oficial de la Organización Mundial de la Salud se llama pandemia a la propagación mundial de una nueva enfermedad. Se produce cuando surge un nuevo virus gripal que se propaga por el mundo y la mayoría de las personas no tienen inmunidad contra él. 

2.    Barbijo, mascarilla o tapabocas. Este implemento que solíamos ver solo en los hospitales o con gracia en las imágenes que llegaban de países asiáticos se convirtió en un accesorio más de nuestra vestimenta. No hay día que ahora no mencionemos o escuchemos esta palabra.

3.    Cuarentena. Según la definición del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española significa el “aislamiento preventivo al que se somete durante un período de tiempo, por razones sanitarias, a personas o animales”, a pesar del origen de la palabra no establece un lapso exacto de confinamiento, este año se pudo ver cuarentenas de semanas y hasta meses. Nadie se queda indiferente al escuchar esta palabra que nos recuerda a los meses que tuvimos que encerrarnos para evitar el contagio.

4.    Nueva normalidad. Mencionada arriba al abrir este artículo, es una expresión controvertida, porque nuevo y normal parecen términos contradictorios, sin embargo su uso mediático se ha hecho popular y al final ha terminado siendo aceptado para reflejar el particular momento que atraviesa la humanidad.

5.    Asintomático. Fue un año para aprender a conocer y usar términos médicos. Asintomático es uno de ellos, se refiere a la persona que no tiene síntomas de una enfermedad, también aprendimos que a pesar de mostrar signos sí puede ser contagioso.

6.    Inmunidad. Es la capacidad de resistir una infección por la acción del sistema inmune del cuerpo. Primero fue muy usada en aquellos pacientes que superaron la enfermedad y el debate sobre cuánto tiempo pueden gozar de inmunidad y en las últimas semanas a la esperada vacuna contra el coronavirus.

7.    Plasma hiperinmune. El plasma es un líquido transparente y ligeramente amarillento que representa el 55 % del volumen total de sangre. Muy pocos conocían de su existencia hasta antes de la llegada de la pandemia. La transfusión de plasma ha logrado salvar miles de vida y sigue siendo uno de los tratamientos autorizados para paciente con coronavirus.

8.    Rebrote. Se considera un brote epidémico cuando se produce de forma repentina el contagio de un número de personas en un lugar concreto y en un momento específico. Una epidemia se produce cuando este contagio alcanza un número considerable de personas en un periodo de tiempo relativamente corto y afecta a una zona geográfica, cuando una enfermedad que estaba con indicadores de contagio bajo vuelve a mostrar signos de transmisión acelerada se produce el rebrote.