Mohamed Bin Salmán es el jeque de 36 años que está detrás de la compra del Newcastle United, equipo de la Premier League de Inglaterra. Es el príncipe heredero de Arabia Saudita y viceprimer ministro de ese país.

Bin Salmán está detrás del Fondo de Inversión Pública que concretó la transacción de los derechos de las ‘Urracas’ y quien prometió 1.000 millones de euros para potenciar al club.

Pero también está siendo apuntado por otras organizaciones por no respetar los derechos humanos y también se lo culpa por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, a quien lo desmembraron y sus restos fueron diluidos en ácido.

El príncipe heredero es una de las personas más ricas del planeta, en 2015 compró por casi 300 millones de dólares, el Chateau Luis XIV, castillo construido en 2009 y ubicado cerca al Palacio de Versalles, en París, Francia.



Entre sus lujos ostenta un yate adquirido en 2015 por 500 millones de euros, se lo compró a otro magnate, el ruso Yuri Shefler. Y el costo de este barco se debe a que dentro de él hay un cuadro, el denominado Salvator Mundi, subastada por la Casa Christie’s de Nueva York por 400 millones de euros y que además cuanta con sala de cine, varias piscinas, spa, helipuertos, sala de observación bajo el agua, biblioteca con chimenea



Y así, más allá de vehículos, propiedades y otros lujos es el hombre que ha acaparado la atención de propios y extraños, por su fortuna, por sus problemas y porque el fútbol tendrá a otro equipo con las pretensiones de tener a los futbolistas más grandes del planeta.  



Comentarios