Mayra Alonzo, una mujer de 59 años, fingió su muerte para ver cómo sería la reacción de sus familiares y amigos. El curioso caso sucedió en la provincia de Santiago, en República Dominicana.

El cuerpo de Mayra llegó a un auto fúnebre, mientras amigos y familiares se despedían. Luego se conoció que varios de ellos participaban de la farsa y eran cómplices de la mujer, que justificó su polémico accionar.

Me siento feliz porque yo quería compartir con toda mi gente, ese era mi mayor deseo, porque este COVID, hay que darle gracias a Dios que nos dejó viva y si nos dejó viva hay que compartir”, señaló Mayra Alonzo.

La mujer fue vestida con un traje blanco, una corona de flores en la cabeza, fue metida en un ataúd e incluso le pusieron algodones en sus fosas nasales para que la falsificación pase por un caso de muerte real.

“Si me muero mañana no quiero que me hagan nada, porque me voy pa’l cielo en vivo”, indicó en un video que se hizo viral, sin mostrar arrepentimiento por el hecho.

La mujer gastó mil dólares en armar todo el teatro de su propio funeral, contaron sus conocidos a la cadena Telemundo. 


Comentarios