Un amor a primera vista. Eso es lo que vive una mujer de 23 años con un avión. Se ha identificado como ‘Objectum Sexual’, que significa que se siente atraída sexualmente por objetos inanimados. Y ha hecho conocer su idilio con un Boing 737.

Se trata de Sara Rodo, una mujer de Dortmund, Alemania, quien contó sobre su estado sentimental. Asegura que ya probó estar en relaciones amorosas con otros humanos pero que no se había sentido tan completa como se siente con su pareja inanimada.

Asegura tener varias réplicas de aviones, y con algunos mantiene relaciones sexuales.



“Mi avión se llama Dicki y ocupa casi toda mi cama. Me encanta todo de él, pero especialmente su rostro, sus alas y su motor. Son tan sexys para mí”, señaló en una entrevista.

Sara tiene dos tatuajes de aviones y sueña con casarse con Dicki, algo que en su país está totalmente prohibido.

“Sentí un amor de inmediato y solo quiero estar con él todo el tiempo; me hace la persona más feliz”, agregó.



Muchas personas no entienden su peculiar manera de amar y sentir, pero ella responde: “cuando estoy con mi 737 estoy en la luna. Lo amo increíblemente. Me siento segura y quiero pasar todo mi tiempo con él. Trato de volar con la mayor frecuencia posible e ir a buscar aviones en el aeropuerto. Llevo un modelo pequeño conmigo cuando salgo de casa para sentir que estoy con él”.

Tras conocerse este hecho, se hizo viral en cuestión de minutos, pues usuarios señalan que es un hecho absurdo de creer. Mientras que otros han contado otras situaciones similares por la objetofilia. 



Comentarios