Tras tres finales perdidas, la selección estadounidense de voleibol femenino se proclamó campeona olímpica por primera vez en su historia tras vencer claramente a Brasil por 3-0, este domingo en el Ariake Arena de Tokio.

El resultado deja de manifiesto la superioridad de las norteamericanas, que vencieron con parciales de 25-21, 25-20 y 25-14, en apenas una hora y 22 minutos de juego

Brasil, que aspiraba a un tercer oro olímpico tras los de Pekín-2008 y Londres-2012, tiene que conformarse con una plata que sirve para olvidar la decepción de Rio-2016, cuando cayó sorpresivamente en cuartos de final, y para ayudar a digerir la derrota del equipo masculino el sábado contra Argentina en el partido por el bronce, quedando fuera del podio por primera vez desde Sídney-2000.

TE PUEDE INTERESAR: Messi se despide entre lágrimas del Barcelona y asegura que aún no sabe dónde jugará

"Vinimos como el sexto o séptimo equipo en la clasificación, por lo que llegar a la final imbatidas y pese a perder contra Estados Unidos es un motivo de orgullo para este grupo", declaró tras el partido Natalia Pereira.

La plata del voleibol femenino es la presea número 21 de Brasil en Tokio-2020, un récord para el país, que se divide en siete oros, seis platas y ocho bronces.

Lideradas por su trío estelar, Andrea Drews (15 puntos), Michelle Bartsch-Hackley (14) y la capitana Jordan Larson (12), las estadounidenses fueron superiores en todo momento, tanto en el remate como en la defensa, ante unas brasileñas que solo pudieron igualar fuerzas al comienzo del tercer set.

"Fuimos vulnerables, pero trabajamos duro y mantuvimos duras charlas para cambiar cosas por el bien común, que era el oro", explicó Drews al ser preguntada qué diferencia a este equipo de otros en el pasado para haber logrado al fin el título.

La máxima anotadora de las brasileñas fue la veterana Fernanda Rodrigues 'Fe Garay', con 11 puntos, en lo que fue, a sus 35 años, su último partido con la Verdeamarela.

"Sí, es el último (partido). Es duro porque no me pude despedir con una victoria, pero ha sido fantástico vivir todo este tiempo con este grupo. He disfrutado cada momento y me vuelvo a casa muy orgullosa de lo que hemos vivido acá", añadió.

A la cuarta fue la vencida y tras tres finales perdidas (frente a China en Los Angeles-1984 y ante Brasil en Pekín-2008 y Londres-2012), el voleibol norteamericano femenino ya tiene su primer oro.

El primer set fue de claro color estadounidense, que se colocó 4-0 de entrada y pese a los intentos de las brasileñas por apretar el marcador no lo consiguieron al no poder detener los remates de Michelle Bartsch-Hackley y de Jordan Larson.

Las norteamericanas lograron 18 puntos en 38 lanzamientos, mientras que las brasileñas se quedaron en 9 de 28, perdiendo el partical en 27 minutos por 25-21.

Las fuerzas se igualaron algo en la segunda manga al bajar las estadounidenses su porcentaje en el remate (solo 14 de 34), pero también se llevaron el parcial aprovechándose de los errores de las brasileñas (8 por solo 4 del combinado norteamericano), por 25-20 en 29 minutos.

Comentarios