Lo que parecía como un hecho trágico para un atleta en plena competencia en los Juegos Olímpicos, se convirtió en una muestra de valentía y orgullo. Sifan Hassan, representante de los Países Bajos tropezó cuando faltaba por correr menos de la tercera parte de los  1.500 metros, se levantó y terminó en el primer lugar en esta serie.

Hassan era una de las favoritas de la carrera y cuando faltaban 400 metros para que concluya, la keniana Edina Jetobik cayó en la pista, provocando que Hassan se tropiece y también termine derribada.

Cuando todos pensaban que su desclasificación era inminente Hassan sorprendió.

Lejos de haber quedado desanimada, tras su caída, se levantó y no dudo en continuar la carrera. Hasta dio la impresión que el tropiezo le inyectó mayor fortaleza y con trancadas largas comenzó a recuperar terreno y poco a poco iba superando a las otras competidoras.

Cuando faltaban 100 metros para concluir la carrera, Hassan ya estaba metida entre las seis primeras competidoras y a medida que avanzaba iba recortando metros a las primeras y terminó superándolas una tras otra.

Cuando llegó a la meta lo hizo en primer lugar, quedando en segunda posición la australiana Jessica Hall.

Fue de esta manera que Hassan logró clasificar para la semifinal que se corrió el miércoles, en la que logró clasificar para la gran final de este viernes.


Comentarios