Gritos descontrolados, golpes, tirarse al piso y mucho llanto son algunas de las características más comunes de los berrinches en los niños, algo que puede causar frustración no solo en ellos, sino también en los padres que no saben como lidiar con esta situación.

Según los especialistas, las rabietas o pataletas son necesarias para el desarrollo de tu hijo. Sin embargo, por su salud mental (y la tuya), es fundamental que sepas cómo imponer límites, sin perder la paciencia.

En el portal Vixx se expone una técnica que además de ser sencilla y muy fácil de aplicar, te ayudará a mejorar su relación. Toma nota y mira cómo puedes lograrlo.

Si tu pequeñito está a punto de tener una rabieta, agáchate de forma que puedas mirarlo a los ojos y pregúntale con tranquilidad: "¿Se trata de un problema pequeño, un problema mediano o un problema grande?".

Este cuestionamiento logrará que tu hijo analice y dimensione la situación. De esta forma, medirá la importancia del problema y sabrá cómo resolverlo más fácilmente.

También te ayudará a mostrarle cómo debe expresar sus emociones sin perder el control y será consciente de que su opinión y sentimientos son importantes.

Comentarios