Un descubrimiento inusual tuvo lugar en la ciudad de Vihti , en el sur de Finlandia , cuando un grupo de arqueólogos de la Universidad de Oulu , investigaba una capilla privada y una cámara funeraria de 4 x 4 metros debajo de ella. Dentro de él encontraron los restos de una mujer que dio a luz a un feto en su ataúd después de morir .

Durante la investigación, liderada por la arqueóloga Tiina Väre , los expertos encontraron ocho ataúdes y los restos de un posible noveno , según un artículo de la Revista Internacional de Osteoarqueología . El hallazgo se produjo en una capilla , que fue construida en 1785 , y desde ese año hasta 1829 fue el lugar de enterramiento local de la ciudad.

Sin embargo, la sorpresa llegó cuando en la cavidad pélvica de una de las mujeres adultas, los científicos encontraron el cráneo de un feto cerca a la mujer.

Los arqueólogos interpretaron el hallazgo como un caso de 'Extrusión fetal parcial' post mortem ' , ya que el proceso probablemente fue interrumpido por la descomposición lenta de los restos maternos antes de la expulsión completa del feto ” , indica el resumen del estudio.

Los investigadores concluyeron que la madre había fallecido durante el primer trimestre del embarazo , del estado “Restos fetales subdesarrollados”, destaca el sitio.

Según los registros eclesiásticos, la mujer se llamaba Charlotta Björnram y murió el 23 de octubre de 1808 a los 24 años . Según los mismos documentos analizados, la causa de la muerte de la mujer fue una inflamación que la llevó al final fatal.

En cuanto a la explicación científica sobre el llamativo fenómeno que las mujeres dan a luz después de morir, los expertos dieron a conocer su hipótesis. Explicaron que creen que la expulsión póstuma del feto se produjo por la descomposición de su cuerpo y los efectos de los gases generados en la cavidad abdominal.

No fue el único descubrimiento arqueológico en Finlandia: Recientemente, un grupo de arqueólogos estaba realizando tareas de excavación en un humedal prehistórico del sitio arqueológico de Järvensu, Finlandia , cuando se encontró con un objeto inesperado: un bastón de madera con forma de serpiente que, según afirman, data de unos 4.400 años .


Dado que este sitio fue ocupado por pueblos del Neolítico hace entre 4.000 y 6.000 años, los investigadores creen que el extraño objeto fue utilizado por los chamanes , en sus rituales espirituales , durante la Edad de Piedra. Según una nota publicada en NBC News, el bastón fue tallado en una sola pieza de madera, mide 21 pulgadas y tiene una gran similitud con la figura de una serpiente.

Comentarios