Paulo Soleto

Ante las creencias sin fundamentos que aún existen en algunos lugares sobre que las lechuzas y búhos son aves de mala suerte, un grupo de feligreses vio a una lechuza ingresar a su iglesia y entonces decidieron cantar para ahuyentar al animal, pero el resultado fue bastante curioso para los testigos porque el ave lo que hizo fue ponerse a “bailar”, rápidamente  el video de lo ocurrido se hizo viral en TikTok

Te puede interesar: Cocodrilo se traga dron que lo filmaba y explota en sus mandíbulas

La verdad detrás del 'baile' de la lechuza

La bióloga Sam Zaira, a través TikTok, explicó que “la cabeza de la lechuza es como una antena parabólica… sus oídos son asimétricos”, debido a la posición dispareja de los oídos, las lechuzas necesitan mover su cabeza para identificar de dónde provienen los sonidos.

Es decir, los movimientos de la lechuza no eran un baile sino presentaba confusión por el alto volumen del canto.


Comentarios