Fernanda Roca

El perrito que fue secuestrado tenía dos semanas de nacido estuvo en manos del mono por tres días. Las personas de la zona creen que el mono arrebató al cachorro de una camada de perros callejeros que habitan por el vecindario.

El hecho se presentó en una urbanización de la ciudad de Seri Kembangan, cerca de Kuala Lumpur, en Malasia.

También lea: Video: la grave lesión de un gamer mientras celebraba efusivamente su victoria en un torneo

Al capturar al cachorro el mono huyo por los cables eléctricos, siempre lo mantuvo entre sus manos sobre un poste de luz y en lo alto de los árboles. Los que habitan en la zona afirman que el mono era parte de un grupo conocido por robar comida de las casas, y expresaron su preocupación por el hecho de que ahora estaban llevándose mascotas.

 Todas personas que se encontraban en el rescata llamaban su atención del mono con bananas para que soltara al perrito, al ver que no funciono esa estrategia le arrojaban unas cuantas piedras y ramas para que soltara al perro. Finalmente, arrojaron una especie de petardos, que al estallar provocaron que soltara al cachorro. Su caída fue tan dolorosa fue amortiguada por la espesa maleza, al parecer el mono no tenía intenciones de hacerle daño

Después de alimentar al afortunado cachorro, fue revisado por un veterinario en busca de lesiones y determinaron que se estaba recuperando bien después de la terrible experiencia. 

Una participante del rescate fue la que adoptó al cachorro,  que fue bautizado como Saru, que significa “mono” en japonés. Actualmente se está instalando en su nuevo hogar.

Comentarios