Con once años, Rhea Bullos es un ejemplo de superación. Había entrenado durante varios días para participar de una competencia de atletismo pero sus padres no pudieron comprarle unas zapatillas. Esto no desanimó a la pequeña y tampoco vio en ello un obstáculo.

La ilusión de Rhea podía más. Así que lo que hizo fue coger unas vendas adhesivas que las envolvió a sus pies y encima dibujó el logotipo de una famosa marca deportiva.

También te puede interesar: “De esta venta salieron para los libros”: flamante ingeniero muestra el negocio que le ayudó a salir profesional

Con esas zapatillas que creó con sus propias manos se animó a competir, logrando el primer lugar en las carreras de 400 metros, 800 metros y 1.500 metros.

Su entrenador Predirick Valenzuela fue quien compartió en las redes sociales las fotografías de la pequeña atleta y las zapatillas especiales con las que ganó las competencias.

"Me alegra que haya ganado. Trabajó duro para entrenar, solo se cansan cuando entrenan porque no tienen zapatos", comentó Valenzuela, según Milenio.com.

La hazaña de la pequeña Rhea se viralizó, logrando llamar la atención de una tienda de ropa deportiva que decidió obsequiarle indumentaria como mérito a su hazaña.

Cuando ocurrió esta historia Rhea tenía once años (2019), desde entonces se ha convertido en un ejemplo de superación, no solo en su país Filipinas, sino en el mundo entero. 

Comentarios