"Pensaba que las publicaciones en las cuales se quejaban de cosas raras en sus deliverys eran inventadas, ¡ahora sé que pasa de verdad!", expresó Alique Perez, una mujer que pidió pollo a domicilio a una famosa cadena de comida rápida de Filipinas. En vez de la presas de pollo, recibió una toalla frita y su queja se volvió viral.

El episodio ocurrió en la ciudad de Taguig, región metropolitana de Manila (Filipinas). Pérez contó a un medio local que pidió dos menús de pollos a través de una aplicación para ella y para su hijo de la franquicia Jollibee.

TAMBIÉN LEA: La misteriosa historia de la mujer encontrada en una isla croata sin recordar cómo llegó ahí

Cuenta que recibió el pedido sin problemas y cuando se sentó para comer notó que el pollo estaba duro. "Me pareció súper difícil incluso cortarlo. Intenté abrirlo con las manos y para mi sorpresa era una toalla frita", escribió en su cuenta de Facebook.

"¿Cómo demonios se mete la toalla en la máquina y hasta se fríe? (...) Es tan asqueroso y vergonzoso", volcó su enojo la mujer en su red social. La publicación acumuló más de 100  reacciones y al menos 88 mil compartidas.

La empresa al otro día emitió un comunicado al respecto anunciando que en ese momento que cerraría de manera temporal la sucursal implicada con el objetivo de "revisar" el cumplimiento de los procedimientos llevados a cabo allí y "capacitar" a sus empleados para que "no volviera a suceder".

Comentarios