La posibilidad de que un rayo le caiga a un avión no es tan remota; sin embargo, las aeronaves cuentan con sistemas de seguridad que anulan los campos magnéticos; existen ocasiones en las que los algunos sistemas fallan y se genera pánico entre los pasajeros.

La Organización Civil Internacional (OCI) estima que cada día son cerca de 300 las aeronaves que son alcanzadas por un rayo, normalmente no debería preocupar a los pasajeros; sin embargo, en un vuelo de lo compañía Azur Air, los pasajeros quedaron aterrados.


El avión Boeing 737-900 con 175 pasajeros estaba sobrevolando el mar Negro cuando ingresó a una tormenta eléctrica.

Debido a los fuertes vientos y a la turbulencia que había generado, a los pilotos les costó estabilizar la nave pero lo lograron; sin embargo, un rayo impactó en el avión provocando que comience a descender en caída libre.

Los pasajeros que no estaban sentado o no estaban con el cinturón de seguridad terminaron volando, al igual que los vasos con refresco, agua y otras bebidas.

Fueron momentos de pánico y terror ante el temor de que el avión haya sido seriamente averiado por el rayo. Algunas personas no paraban de llorar y otras intentaban despedirse a través de las redes sociales.

Afortunadamente el rayo no había dañado el motor, solo lo había desestabilizado. Minutos después el piloto logró controlar la situación y logró un aterrizaje de emergencia para evitar mayores daños o incluso una tragedia.

Los minutos angustia quedaron como un recuerdo que no olvidaran los pasajeros.

El avión Boeing 737-900 con 175 pasajeros estaba sobrevolando el mar Negro cuando ingresó a una tormenta eléctrica.

Comentarios