Alyssa, una niña estadounidense de 11 años ha protagonizado una increíblea acción heroica tras haber conseguido evitar su propio secuestro y de paso lograr que atrapen al sujeto que la atacto gracias a la serie la Ley & Orden.

Según publica el diario La Vanguardia el hecho sucedió en Florida (EEUU), Alyssa estaba tranquilamente esperando el autobús en una parada cercana a su casa a eso de las siete de la mañana cuando un vehículo blanco se aproximó hasta donde ella estaba. De repente, un hombre salió disparado del coche, ataviado con un cuchillo, y empezó a forcejear con la niña con intención de meterla en el vehículo.

El hombre comenzó a forcejear con ella, y ella luchó hasta que ambos cayeron al suelo, momento en el que el hombre se levantó rápidamente y se marchó a toda velocidad.

Con lo que no contaba era con que la niña iba a tener la habilidad de hacerse con una pista crucial antes de su huida. La niña había estado mezclando pintura azul con slime mientras esperaba al autobús, y tal y como había aprendido viendo su serie favorita, Ley & Orden, consiguió poner un poco de esa mezcla en los brazos del hombre, de modo que pudo ser identificado posteriormente por la Policía Local, ya que el sujeto tenía todos los brazos manchados con la mezcla.

“Sabía que iba a ser mejor tener pruebas para que lo encontrara la policía” confesó la niña a la cadena de noticias NBC, con quien la policía ha compartido el vídeo de una cámara de seguridad cercana, que grabó el terrible momento.

A pesar del susto, la niña se encuentra perfectamente y confiesa sentirse “muy orgullosa” de sí misma. Más aún cuando su heroico gesto llamó la atención de la actriz Mariska Hargitay, que interpreta a Olivia Benson, protagonista de la serie, y que no dudó en compartir su historia a través de las redes sociales.

“Estoy aliviada y agradecida de saber que te encuentras bien, y me siento honrada de ser parte de tu increíble historia”, dice la actriz, “Eres una mujer valiente, fuerte e inteligente”.

El sospechoso, que ha sido identificado como Jared Paul Stanga, de 30 años, ha sido condenado con un cargo de intento de secuestro de menores y agresión con arma blanca. Actualmente permanece en prisión bajo una fianza de 1.5 millones de dólares.




Comentarios