Kirill Tereshin es un famoso luchador cuya fama viene por la dimensión de su bíceps que tiene al decidir inyectarse aceite por silicona y así ser apodado como el Popeye ruso. Este personaje sufrió una dura lesión que lo alejará de los combates por un largo tiempo.

El joven, que tiene 25 años, le ‘explotaron’ los músculos de su brazo izquierdo en plena pelea de exhibición de MMA. Luego de la lesión, continuó unos minutos, pero luego frenó la pelea y mostró cómo quedó el bíceps.

 El Popeye explicó que no podía continuar la pelea con tranquilidad luego de suspenderse la pelea de artes marciales mixtas. “Reventé mis músculos durante el combate. Este es el final del encuentro”, dijo.

A simple vista se observó hematomas y rotura fibrilar en el brazo de Popeye. El tamaño de sus músculos no tiene demasiado que ver con el entrenamiento y el deporte, sino con un aditamento poco común.

Su historia

El Popeye ruso se inyectó aceite cuando tenía solo 20 años con el objetivo de aumentar el tamaño de su brazo y lucirse en las competencias. Sin embargo, este componente es perjudicial para la salud y no permite un buen desempeño deportivo.

Los brazos le quedaron hinchas y desproporcionados con el resto del cuerpo. El luchador tuvo que someterse a una reducción en 2019.


Comentarios