Paulo Soleto

En España, una joven de 19 años reclama tres millones de euros por daños causados tras haber sido intercambiada, cuando estaba recién nacida, con otra bebé que se encontraba en una incubadora y ser entregada a una familia que no era la suya.

Las dos nacieron el mismo día sólo con cinco horas de diferencia, ambas con apenas 2 kilos y 300 gramos que los médicos decidieron trasladarlas inmediatamente a la sala de incubadoras en un hospital público en el norte de España, fue allí donde se produjo la negligencia: una bebé fue intercambiada por otra; dos madres recibieron una hija que no era la suya.

Te puede interesar: Albañil llora al festejar su cumpleaños a solas, quería compartir su pastel

El caso ha sido calificado como un “error humano” y ha salido a la luz después de que el presunto padre se negara a pagar la pensión de su hija alegando que no era el padre de la menor, una juez instruyó unas pruebas de ADN que efectivamente revelaron que no lo era, su madre biológica de la joven denunciante murió hace tres años.

La joven procedía de una familia estructurada y acabó por error en una que no lo era. El supuesto padre se desentendió de ella y fue su abuela que con muchas dificultades tuvo que sacarla adelante, todo esto sucedió mientras ella vivía a tan sólo 500 metros de su familia biológica.


Comentarios