Gobierno prevé captar 2.500 millones de dólares con liberación de exportaciones agrícolas

Sin embargo, la cifra dependerá del rendimiento que alcance el sector agrícola, teniendo en cuenta que la campaña de siembra de verano “ha sido afectada por la sequía” que azotó al país en los últimos meses de 2023, aclaró el ministro de Economía, Marcelo Montenegro.

Publicación: 21/02/2024 06:45
[Gina Baldivieso / EFE] / El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, en la reunión con periodistas de medios internacionales este martes en La Paz, Bolivia.

El Gobierno de Bolivia prevé que podrá captar unos 2.500 millones de dólares con la liberación de las exportaciones agropecuarias, una de las medidas acordadas con los empresarios privados para aumentar el flujo de divisas en el país, dijo el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro.

“Considerando que se está abriendo la liberación de las exportaciones, fácilmente podemos llegar a tener un espacio en el sector agropecuario de unos 2.500 millones de dólares”, señaló el ministro este martes en un encuentro con corresponsales de prensa internacional.

MIRA AQUÍ: Montenegro dice que este año habrá mayor flujo de dólares si los acuerdos con privados se cumplen

Sin embargo, la cifra dependerá del rendimiento que alcance el sector agrícola, teniendo en cuenta que la campaña de siembra de verano “ha sido afectada por la sequía” que azotó al país en los últimos meses de 2023, aclaró.

Según Montenegro, la proyección podría incluso alcanzar los 5.000 millones de dólares si se incluye al sector minero, que ya viene trabajando con el Banco Central de Bolivia (BCB), aunque señaló que los privados también deben cumplir con su parte del acuerdo, que supone llevar “sus divisas al sistema financiero nacional”.

MIRA AQUÍ: ASFI: Banda del 5% al 10% de comisión para transferencias en dólares al exterior aplica a partir de $us 1.000

La liberación de las exportaciones de alimentos como la soya, el trigo, arroz o azúcar, que eran controladas mediante cupos, es una de las diez medidas acordadas el lunes entre el Gobierno de Luis Arce y los principales gremios empresariales del país.

El Ejecutivo busca además reducir el gasto en la importación de combustibles y su correspondiente subvención en el mercado interno con incentivos como la promoción de la inversión privada en plantas de biodiésel, el fomento de las inversiones para mejorar el rendimiento agrícola y una “subasta” de diésel con grandes compradores.

Origen del problema

Bolivia sufre desde principios de 2023 una falta de liquidez de la divisa, algo que coincidió con los reportes oficiales que mostraron una disminución de las reservas internacionales netas (RIN), que hasta el 31 de diciembre pasado llegaron a 1.709 millones de dólares.

El ministro de Economía aseguró que entre agosto y octubre de 2019 hubo una fuerte salida de dólares del sistema financiero, entre 5.000 a 6.000 millones que se tenía en ahorros y depósitos en esa moneda.

Ese dinero “no ha vuelto nuevamente al sistema financiero” porque tras la crisis que hubo en el país entre octubre y noviembre de 2019, luego llegó la pandemia de la covid-19.

La autoridad sostuvo que en 2021, ya bajo el Gobierno de Arce, “la economía se ha empezado a reconstruir” y recordó que en 2022 se tuvo un récord histórico de exportaciones por un valor de 13.653 millones de dólares.

“Pero ahí ha empezado a haber la fricción política, esa fricción innecesaria por una candidatura precoz en mi lectura que está generando este ambiente enrarecido que no le permite a la economía tener elementos de certidumbre, al menos en la parte política”, consideró.

Sin mencionar nombres, Montenegro aludió de esta forma a la pelea interna en el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) que tiene distanciados al presidente Arce y al exmandatario Evo Morales (2006-2019), entre otros motivos por las aspiraciones electorales del exgobernante hacia los comicios generales del 2025.

Ante la conflictividad, el Gobierno busca “dar otro tipo de señales”, como estas “estrategias conjuntas con el sector privado” que muestren que “la senda correcta es unirse para mejorar la producción”, agregó el ministro.